MONS. SCHNEIDER SOBRE LA MISA TRADICIONAL Y SUS RESTRICCIONES

A continuación, transcribimos unas recientes e interesantes declaraciones de Monseñor Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astaná (Kazajistán), acerca de su devoción por la Misa tradicional y las restricciones que en torno a ella llevan a cabo sacerdotes y obispos. Declaraciones pronunciadas en una entrevista realizada por un importante diario católico polaco, titulada “Construyamos sobre Cristo”,  donde el prelado habló sobre importantes temas de actualidad de la Iglesia. La entrevista fue publicada en inglés por Piotr Falkowski en la web Rorate Caeli:

 

“Usted es un bien conocido partidario de la liturgia tradicional y la devoción eucarística. ¿Cómo ha llegado a esta actitud?

La lección más profunda que he aprendido de celebrar la forma tradicional de la misa es la siguiente: yo no soy más que un pobre instrumento de una acción sobrenatural y sumamente sagrada, cuyo celebrante principal es Cristo, sumo y eterno Sacerdote. Cuando estoy celebrando la misa tradicional, siento que durante la celebración he perdido en algún sentido mi libertad individual, las palabras y los gestos se prescriben incluso en sus más pequeños detalles y no soy capaz de disponer de ellos. Siento muy profundamente en mi corazón que sólo soy un sirviente y un ministro que aún con el libre albedrío, la fe y el amor, no cumplo mi voluntad, sino la voluntad de Dios, incluso en los detalles más pequeños. El rito tradicional y milenario de la Santa Misa, que ni siquiera el Concilio de Trento cambió, porque el rito de la misa antes y después del Concilio era casi idéntico, proclama y poderosamente evangeliza la Epifanía del inefablemente santo Dios inmenso, que en la liturgia como “Dios con nosotros” como “Emmanuel” se convierte en tan poco y tan cercano a nosotros, incluso en los detalles de las rúbricas litúrgicas obligatorias. El rito de la misa tradicional es un muy artístico y, al mismo tiempo, poderoso anuncio del Evangelio, la realización de la obra de nuestra salvación. Cuando clérigos y obispos obstruyen o restringen la celebración de la misa tradicional, no obedecen a lo que el Espíritu dice a la iglesia, y están actuando de una manera muy anti-pastoral. Se comportan como los poseedores del tesoro de la liturgia, que no pertenece a ellos, porque ellos son sólo los administradores. Al negar la celebración de la misa tradicional o en la obstrucción y la discriminación en contra de ella, se comportan como un administrador infiel y caprichoso que – contrario a las instrucciones de la casa del padre – mantienen la despensa bajo llave o como una malvada madrastra que da a los niños la comida escasa. Quizás tales clérigos tienen miedo a la gran potencia de irradiación de la verdad de la celebración de la misa tradicional. Uno puede comparar la misa tradicional con un león: Déjelo libre, y se defenderá solo.

¿Y cuál fue su camino personal a la liturgia tradicional?

– Mi Camino a la liturgia tradicional vino de una manera orgánica, empezando por la educación en la fe católica a través de mi madre y mis abuelas durante la persecución de la Iglesia cuando vivía en la Unión Soviética-. También fui educado en la fe por un sacerdote santo, Padre Janis Pawlowski, un sacerdote capuchino de Letonia, que sufrió prisión durante la persecución y fue más tarde también mi párroco en Estonia, en Tartu. En ese momento como un niño y un adolescente, me enseñaron que todas las cosas, que están conectadas con la Santa Eucaristía, tienen que ser en modo eminente sagradas y sublimes. El padre Pawlowski celebraba la Santa Misa siempre volviendo la cara hacia el tabernáculo. Cuando mi familia emigró a Alemania Occidental en 1973, experimentamos una profunda conmoción y tristeza, al observar el nuevo estilo de celebrar la misa de cara al pueblo, como en un círculo cerrado. Este estilo de celebración me recordó el estilo de adoración a la que una vez asistí en una comunidad Bautista en la Unión Soviética. Otra sorpresa fue para nosotros la práctica de dar la sagrada comunión en la mano. Para mis padres, mis hermanos y para mí, tal práctica era realmente horrible, mi madre incluso lloró cuando vio una escena así. Doy gracias a Dios por la gran gracia de que en toda mi vida  siempre anhelaba mi alma la celebración de la misa de una manera sagrada y sublime. Yo llamaría a esto la “sensus liturgicuos fidei”, el sentido litúrgico de la fe. Siendo un hombre joven entré en una comunidad de canónigos regulares en Austria, donde la santa misa, que era el nuevo rito de la misa, celebrada en Latín de cara al Señor en el Sagrario, y la sagrada comunión dada de rodillas y en la lengua. Cuando el Papa Benedicto XVI en 2007 rehabilitó la liturgia tradicional de la misa, fue para mí una alegría profunda, ya que yo mismo entonces podría celebrar y asistir a la forma de la celebración de la misa, que experimenté en mi infancia durante la persecución de la Iglesia, la misma forma que experimentaron mis padres y abuelos. Para hablar con las palabras de Benedicto XVI: “Lo que para las generaciones anteriores era sagrado, sigue siendo sagrado y grande para nosotros también, no puede ser, de repente totalmente prohibido o incluso perjudicial. Es el deber de todos nosotros preservar la riqueza que se ha desarrollado en la fe y la oración de la Iglesia”. Por otra parte, la rehabilitación de la liturgia tradicional debería tener según Benedicto XVI  incluso también una influencia positiva en el nuevo rito de la misa. Uno de los más necesarios enriquecimientos consiste también en la celebración del nuevo rito de cara al Señor, como sugieren Benedicto XVI y recientemente el cardenal Robert Sarah, el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino.”.

Traducido al español por Rocío Salas para la web Adelante la Fe. Pueden leer la entrevista íntegra pinchando aquí.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario