WP_20150215_002

Misa Gregoriana en Sevilla

domingos 10,30 AM

Oratorio Escuela de Cristo. Barrio de Santa Cruz

Ven a Misa Tradicional

La asociación Una Voce Sevilla, fundada en 2004, promueve todos los Domingos y días de precepto la Santa Misa según su Forma Extraordinaria o Rito Romano tradicional, también conocida como Misa gregoriana, Misa en latín, o vetus ordo

¿Dónde?

En el Oratorio de la Escuela de Cristo, sito en el sevillano Barrio de Santa Cruz, callejón de Carlos Alonso Chaparro (a la altura del nº 20 de la c/Ximénez de Enciso)

Celebrada

Conforme al Motu proprio “Summorum Pontificum” de S.S. Benedicto XVI y el beneplácito del Sr. Arzobispo de Sevilla

Motivos para asistir

La Misa de siempre - Tradición

Es la Misa que se celebró en la Iglesia Católica durante muchos siglos, a la que asistieron multitud de santos, mártires, papas, y antepasados nuestros; y camino de santidad de muchas generaciones

La Misa de siempre - TradiciónRenovación del Sacrificio de Cristo
Sagrada Liturgia

Se caracteriza por su catolicidad, espiritualidad, sacralidad, misterio, adoración, solemnidad, recogimiento, belleza, contemplación, uso del latín, canto gregoriano…etc.

Sagrada LiturgiaPresencia y encuentro con Jesucristo
Descubre y vive esta riqueza

Es un tesoro espiritual y litúrgico que la Iglesia hoy nos ofrece y cuya celebración es cada día más frecuente en el mundo y merece la pena ser conocido y vivido.

Descubre y vive esta riquezaAdoración a Dios

Eventos

  • No hay eventos

Suscríbete a nuestro Boletín

Noticias

CRONICA MISA TRADICIONAL X ANIVERSARIO PRESIDIDA POR ARZOBISPO SEVILLA

Casi un centenar de fieles de todas las edades, algunos venidos de otros lares, se dieron cita el pasado Domingo 17 de mayo, Festividad de la Ascensión del Señor, en el Oratorio de la Escuela de Cristo de Sevilla, para participar en la celebración de la Misa gregoriana cantada ofrecida por nuestro Capellán, el Rvdo. P. D. Pablo Díez […]

asenjobenedicto pp-franciscus2
Oremus pro Pontifice nostro Francisco. Dominus conservet eum, et vivificet eum, et
beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum ejus