SEVILLA: MARTES 1º NOVIEMBRE MISA TRADICIONAL TODOS LOS SANTOS

Escudo UVS-pintado-Les informamos que el próximo martes día 1º de noviembre, Festividad de Todos los Santos –precepto-, se oficiará –D.m.- Santa Misa según la Forma tradicional del Rito Romana o gregoriana, a las 10:30 horas, en el Oratorio de la Escuela de Cristo de Sevilla, sito en el Barrio de Santa Cruz.

 

Se recuerda la obligación que tienen los fieles de participar en el Santo Sacrificio del Altar los días de precepto.

 

UNA VOCE SEVILLA

todos-los-santos

ROMA: PROGRAMA V PEREGRINACIÓN INTERNACIONAL “SUMMORUM PONTIFICUM”

pupulos-summorum-pontificumDel próximo jueves 27 de octubre al Domingo 30 (solemnidad de Cristo Rey), tendrá lugar, D.m., la V Peregrinación Internacional Summorum Pontificum a Roma y Nursia (Italia), en consonancia con el Año Santo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, que tendrá como acto principal de los programados la Santa Misa Pontifical según el Rito Romano tradicional oficiada en la Basílica de San Pedro (altar de la cátedra de Pedro), por S. E. R. Mons. Sample, Arzobispo de Portland, con homilía del Cardenal William Levada, Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

PROGRAMA

Nota: En letra cursiva, las actividades no oficiales de la peregrinación.

NURSIA

Jueves 27 de octubre de 2016
15:30 – Salida en autobús desde Roma (salida optativa desde el aeropuerto de Fiumicino; para más información, contactar a la agencia Via Sacra).
18:30 – Llegada a Nursia.
19:00 – Palabras de bienvenida del P. Claude Barthe, capellán de la peregrinación y del Rev. P. Cassian, OSB, Rosario meditado con el Rev. P. Cassian.
20:00 – Degustación de la cerveza de los monjes benedictinos.
20:30 – Cena en el restaurante Grotta Azzurra en compañía de Su Excelencia Reverendísima, Mons. Alexander K. Sample, Arzobispo de Portland (reservado a los peregrinos inscritos).

Viernes 28 de octubre de 2016
9:00 – Para quienes deseen ir caminando, salida hacia el monasterio de San Benedetto in Monte.
9:40 – Salida del ómnibus hacia el monasterio.
10:00 – Misa al aire libre celebrada por los monjes de Nursia en el monasterio de San Benedetto in Monte, con homilía de Mons. Sample, Arzobispo de Portland, Oregón. Al finalizar, refresco compartido con los monjes (traer suéter o chaqueta y calzado confortable).
13:00 – Salida de los autobuses de vuelta a Roma.
ROMA
Viernes 28 de octubre de 2016
16:00 – Llegada a Roma.
18:30 – Misa por el 10° aniversario del Instituto del Buen Pastor, celebrada por el S. E. R. el Cardenal Castrillón Hoyos. Iglesia de Sant´Eligio dei Ferrari.
20:00 – Procesión con antorchas hacia Santa Maria in Campitelli.
21:00 – Cóctel ofrecido por el IBP.
Sábado 29 de octubre de 2016
9:30 – Adoración eucarística en San Lorenzo in Damaso (confesiones).
10:30 – Procesión solemne hacia la Basílica de San Pedro, dirigida por Mons. Sample.
11:45 – Entrada por la Puerta Santa.
12:00 – Santa Misa Pontifical en la Basílica de San Pedro (altar de la cátedra de Pedro), celebrada por S. E. R. Mons. Sample; homilía del Cardenal William Levada, Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe y obispo emérito de Portland; coro de los seminaristas del IBP.
14:00 – Buffet para los sacerdotes y seminaristas, ofrecido por Paix liturgique. (Palazzo Cesi, inscripción obligatoria).
17:00 – Conferencia musical y concierto de órgano, en la iglesia de Santa Maria dell’Orto (Trastevere), organizados por Chorabooks.com.
Domingo 30 de octubre de 2016
11:00 – Fiesta de Cristo Rey, celebrada por S. E. R. Mons. Sample, en la iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos (parroquia personal confiada a la FSSP).
Encuentre el lugar de las diferentes ceremonias en el mapa de google de la peregrinación.
v-peregrinacion-summorum-pontificum-2016-pilgrimage

SEVILLA: DOMINGO 23 OCTUBRE MISA CANTADA TRADICIONAL-GREGORIANA

img_5310Nos complace informarles que, el próximo Domingo día 25 de septiembre, XIX después de Pentecostés, nuestro capellán oficiará –D.m.- Santa Misa cantada según la Forma tradicional del Rito Romana o gregoriana, a las 10:30 horas, en el Oratorio de la Escuela de Cristo de Sevilla, sito en el Barrio de Santa Cruz.

Será interpretado en sus melodías gregorianas el propio de la festividad y el ordinario de la Misa de Angelis.

Con el ruego de la asistencia y difusión.

Dicit Dóminus: Ego cógito cogitatiónes pacis, et non afflictiónis

UNA VOCE SEVILLA

8791_451828958244957_162305943_n

CARD. SARAH: “LA REFORMA DE LA REFORMA (DE LA LITURGIA) SE HARÁ, SE JUEGA EN ELLO EL PORVENIR DE LA IGLESIA”

cardenal-sarahUn nuevo e interesante libro ha publicado el Cardenal Robert Sarah, prefecto de la congregación vaticana del Culto Divino, esta vez titulado: “La Fuerza del Silencio. Contra la dictadura del ruido“. En este libro el cardenal africano hace unas valientes declaraciones sobre el estado actual de la liturgia en la Iglesia que merecen una reflexión profunda, y que a continuación reproducimos:

 

EL CUERPO DE JESÚS PARA TODOS, SIN DISCERNIMIENTO” (par. 205)

Hoy en día, algunos sacerdotes tratan a la Eucaristía con un desprecio absoluto. Ven la Misa como un banquete en el que se habla, en el que los cristianos fieles a la enseñanza de Jesús, los divorciados que se han vuelto a casar, los varones y las mujeres en situación de adulterio, los turistas no bautizados que participan en las celebraciones eucarísticas de las grandes multitudes anónimas pueden tener acceso, indistintamente, al Cuerpo y a la Sangre de Cristo.

La Iglesia debe examinar urgentemente la oportunidad eclesial y pastoral de estas inmensas celebraciones eucarísticas compuestas por miles y miles de participantes. Existe el gran peligro de transformar la Eucaristía, “el gran misterio de la Fe”, en una vulgar kermesse y de profanar el Cuerpo y la Sangre preciosa de Cristo. Los sacerdotes que parten las especies sagradas no conocen a nadie y dan el Cuerpo de Jesús a todos, sin distinguir entre los cristianos y los no-cristianos, participan en la profanación del Santo Sacrificio eucarístico. Los que ejercen la autoridad en la Iglesia se convierten en culpables, mediante una forma de complicidad voluntaria, al dejar que se lleve a cabo el sacrilegio y la profanación del Cuerpo de Cristo en estas gigantescas y ridículas autocelebraciones, en las que muy pocos perciben que “se anuncia la muerte del Señor, hasta que él venga” (1 Co 11, 26).

Los sacerdotes infieles a la “memoria” de Jesús ponen más énfasis en el aspecto festivo y la dimensión fraternal de la Misa que en el sacrificio sangriento de Cristo en la cruz. La importancia de las disposiciones interiores y la necesidad de reconciliarnos con Dios aceptando que nos purifiquemos por el sacramento de la confesión no están a la moda hoy en día. Cada vez más dejamos de lado la advertencia de san Pablo a los corintios: “Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga. Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo. Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos” (cf. 1 Co 11, 27-30).

MUCHOS SACERDOTES QUE ENTRAN TRIUNFALMENTE…” (par. 237)

¿Al comenzar nuestras celebraciones eucarísticas, cómo es posible eliminar a Cristo que lleva su cruz y camina con dolor bajo el peso de nuestros pecados hacia el lugar del sacrificio? Hay muchos sacerdotes que entran triunfalmente y suben al altar, saludan a ambos lados para parecer simpáticos. Observen el triste espectáculo de algunas celebraciones eucarísticas… ¿Por qué tanta ligereza y mundanidad en el momento del Santo Sacrificio? ¿Por qué tanta profanación y superficialidad frente a la extraordinaria gracia sacerdotal que nos hace capaces de hacer presente en sustancia el Cuerpo y la Sangre de Cristo a través de la invocación del Espíritu? ¿Por qué algunos se creen obligados a improvisar o inventar oraciones eucarísticas que hacen desaparecer las frases divinas en un baño de escaso fervor humano? ¿Las palabras de Cristo son insuficientes para multiplicar los términos puramente humanos? ¿En un sacrificio tan único y esencial son necesarias esas fantasías y esas creatividades subjetivas? “Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados”, nos advierte Jesús (Mt 6, 7).

VUELTOS HACIA ORIENTE” (par. 254)

No es suficiente prescribir simplemente más silencio. Para que cada uno comprenda que la liturgia nos vuelve interiormente hacia el Señor, sería beneficioso que durante las celebraciones, todos juntos – sacerdotes y fieles – estemos corporalmente vueltos hacia oriente, simbolizado por el ábside.

Esta manera de obrar resulta absolutamente legítima. Es conforme a la letra y al espíritu del Concilio. Los testimonios de los primeros siglos de la Iglesia abundan. “Cuando estamos de pie para rezar, nos volvemos hacia oriente”, afirma san Agustín, haciéndose eco de una tradición que se remonta, según san Basilio, a los Apóstoles mismos. Las Iglesias fueron diseñadas para la oración de las primeras comunidades cristianas, las Constituciones apostólicas defendían en el siglo IV que ellas estuviesen orientadas hacia el este. Y cuando el altar está en el oeste, como en San Pedro de Roma, el oficiante debe volverse hacia el este y ponerse de cara al pueblo.

Esta orientación corporal de la oración no es más que el signo de una orientación interior. […] ¿El sacerdote no invita al pueblo de Dios a seguirlo al comienzo de la gran plegaria eucarística, diciendo: “Elevemos nuestros corazones”, a lo que el pueblo le responde: “Los tenemos levantados hacia el Señor”?

Como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, tengo que recordar de nuevo que la celebración “versus orientem” está autorizada por las rúbricas del Misal, pues ella proviene de la tradición apostólica. No es necesaria una autorización particular para celebrar de este modo, pueblo y sacerdote, vueltos hacia el Señor. Si materialmente no es posible celebrar “ad orientem”, se debe necesariamente poner una cruz sobre el altar, bien a la vista, como punto de referencia para todos. Cristo en la cruz es el Oriente cristiano.

SI DIOS LA QUIERE, LA REFORMA DE LA REFORMA SE HARÁ” (par. 257)

Me niego a ocupar nuestro tiempo oponiendo una liturgia a otra, o el rito de san Pío V al del bienaventurado Pablo VI. Se trata de entrar en el gran silencio de la liturgia; es necesario saber dejarse enriquecer por todas las formas litúrgicas latinas u orientales que privilegian el silencio. Sin este espíritu contemplativo, la liturgia se convertirá en ocasión de angustias odiosas y de enfrentamientos ideológicos en vez de ser el lugar de nuestra unidad y de nuestra comunión en el Señor. Éste es el momento de entrar en este silencio litúrgico, vueltos hacia el Señor, que el Concilio quiso restaurar.

Lo que voy a decir ahora no entra en contradicción con mi sumisión y mi obediencia a la autoridad suprema de la Iglesia. Deseo servir profunda y humildemente a Dios, a la Iglesia y al Santo Padre, con devoción, sinceridad y apego filial. Pero aquí está mi esperanza: si Dios la quiere, cuándo la querrá y cómo la querrá, en la liturgia se hará la reforma de la reforma. Pero a pesar del rechinar de dientes, la reforma se hará, pues en ella se juega el futuro de la Iglesia.

Dañar la liturgia es dañar nuestra relación con Dios y la expresión concreta de nuestra fe cristiana. La Palabra de Dios y la enseñanza doctrinal de la Iglesia son comprendidas todavía, pero las almas que desean volverse hacia Dios, ofrecerle el verdadero sacrificio de alabanza y adorarlo, ya no son cautivadas por liturgias demasiado horizontales, antropocéntricas y festivas, asemejadas con frecuencia a acontecimientos culturales ruidosos y vulgares. Los medios de comunicación han invadido totalmente y han transformado en espectáculo el Santo Sacrificio de la Misa, memorial de la muerte de Jesús en la cruz para la salvación de nuestras almas. El sentido del misterio desaparece por los cambios, las adaptaciones permanentes, decididos en forma autónoma e individual para seducir nuestras mentalidades modernas profanas, marcadas por el pecado, el secularismo, el relativismo y el rechazo de Dios.

En muchos países occidentales vemos que los pobres abandonan la Iglesia Católica, pues ésta ha sido tomada por asalto por personas mal intencionadas que tienen figura de intelectuales y que desprecian a los pequeños y a los pobres. He aquí lo que el Santo Padre debe denunciar con voz alta y fuerte, pues una Iglesia sin los pobres no es más la Iglesia, sino un simple “club”. Actualmente, en Occidente, hay una gran cantidad de templos vacíos, cerrados, destruidos o transformados en estructuras profanas, violando su sacralidad y su destino original. A pesar de eso, conozco a muchos sacerdotes y fieles que viven su fe con un celo extraordinario y batallan cotidianamente para preservar y enriquecer las casas de Dios”.

 

“PROCESIONES ACOMPAÑADAS CON DANZAS INTERMINABLES” (par. 266)

Hemos perdido el sentido más profundo del ofertorio. Pero éste es el momento en el que, como su nombre lo indica, el pueblo cristiano se ofrece en su totalidad, no al lado de Cristo sino en él, para su sacrificio que se realizará en la consagración. El Concilio Vaticano II ha resaltado admirablemente este aspecto, al enfatizar el sacerdocio bautismal de los laicos, sacerdocio que consiste esencialmente en ofrecernos al Padre con Cristo en el sacrificio […]

Si el ofertorio no es visto más que como una preparación de los dones, como un gesto práctico y prosaico, entonces será grande la tentación de añadir y de inventar ritos para suministrar lo que aquí es percibido como un vacío. En algunos países de África deploro las procesiones de ofrendas, largas y ruidosas, acompañadas de danzas interminables. Los fieles aportan toda clase de productos y de objetos que no tienen nada que ver con el sacrificio eucarístico. Estas procesiones dan la impresión de ser exhibiciones folklóricas que desnaturalizan el sacrificio sangrante de Cristo en la cruz y nos alejan del misterio eucarístico. Éste debe ser celebrado con sobriedad y recogimiento, pues estamos inmersos, nosotros también, en su muerte y en su ofrenda al Padre. Los obispos de mi continente deberían tomar medidas para que la celebración de la Misa no se convierta en una auto-celebración cultural. La muerte de Dios por amor a nosotros está más allá de toda cultura.”.

Robert Sarah avec Nicolas Diat, “La force du silence. Contre la dictature du bruit”, Fayard, Paris, 2016.

Fuente: CHIESA

__________

Traducción en español de José Arturo Quarracino, Temperley, Buenos Aires, Argentina.

la-force-du-silence

ABC SEVILLA: ARTÍCULO DE ANTONIO BURGOS SOBRE EL LATÍN Y LA MISA TRADICIONAL EN SEVILLA

antonio-burgosNos complace anunciarles que el lunes 03 de octubre, el diario ABC de Sevilla publicó un artículo de opinión, en la sección dedicada a las cofradías, del conocido periodista y escritor D. Antonio Burgos titulado: “Menos revirás y más vueltas“, en el que -entre otras cosas- pone de manifiesto lo poco que se estudia y usa el latín en ámbitos eclesiásticos, haciendose eco y recomendando la asistencia a la Misa tradicional-gregoriana que promueve la Asociación Una Voce Sevilla cada Domingo y día de precepto, a las 10:30 horas, en el Oratorio de la Escuela de Cristo, sito en el Barrio de Santa Cruz. Celebrada por sacerdotes diocesanos, conforme al Motu Proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI y el beneplácito del Sr. Arzobispo de Sevilla.

Nuestro más profundo agradecimiento a D. Antonio Burgos por éste artículo, y por los anteriores que escribió en pos de la “Misa en latín” en Sevilla. Pueden consultar éstos últimos accediendo aquí.

A continuación transcribimos una parte del artículo: “Menos revirás y más vueltas”.

Por Antonio Burgos, 3 de octubre de 2016. Abc Sevilla. Pasión en Sevilla.

Dije el otro día que el nuevo Consejo de Cofradías tiene un portavoz que sabe latín. En sentido estricto. Se llama Juan José Morillas. Es profesor de Latín. Latín por la parte del Senatus de la Centuria Romana, macareno hasta las trancas como es. Ya saben lo que pasa con el latín, lo que se decía en Sevilla de esta lengua más muerta que nunca:

— Ya sólo saben latín los canónigos y los toros de don Eduardo Miura.

Yo creo que ya ni los canónigos: sólo los toros de Zahariche. Que antes de tomar por segunda vez la muleta han aprendido tanto, que te declinan el “rosa,rosae” enterito y saben la conjugación completa del “amo, amas, amare, amavi, amatum”. ¿Usted puede creerse que en el Seminario ya apenas se estudia Latín? Muy poco. Le he preguntado a varios amigos de esa nueva hornada espléndida de sacerdotes jóvenes que tiene el arzobispo Asenjo, como don Isacio Siguero, como mi amigo el párroco de Carrión, don Antonio Romero Padilla, o don Jesús Donaire, párroco de mi feligresía del Corpus Christi, y me lo han corroborado. Así que no sé cómo la Asociación Una Voce encuentra cura para decir misa gregoriana en latín cada domingo, a las 10,30, en la capilla de la Escuela de Cristo, detrás de la iglesia de Santa Cruz, a la que se entra por la barreduela de la calle Ximénez de Enciso. Lo pongo por si quieren saborear el “Introibo ad altarem Dei” y el “Ad Deum qui laetificat juventutem meam”, que nos devuelve a la “juventutem nostram”, de cuando cada mañana oíamos misa en Portaceli. Porque entonces se iba a misa, no esta cursilada eclesial de ahora de “una eucaristía”. Para los puretones, la eucaristía es el Sacramento del Altar que está expuesto en la Farmacia de 24 Horas a lo Divino de San Onofre, donde siempre es Corpus Cristi; eso es la eucaristía para nosotros. Lo otro es la misa.”.

Para leer el artículo completo pinche aquí.

UNA VOCE SEVILLA

misa-cantada-xix-dominica-post-pentecosten