Entradas

FIUV: EL RITO ROMANO TRADICIONAL Y LOS RITOS ORIENTALES

LOGO FIUVLa Federación Internacional Una Voce ha publicado un interesante informe sobre la actitud de la Santa Sede hacia las Iglesias Orientales y sus tradiciones liturgicas y su importante relación con la Misa tradicional o Rito Romano Extraordinario, que a continuación transcribimos para nuestros lectores:

«La conservación y promoción en Occidente de la antigua tradición litúrgica reviste considerable importancia para los cristianos de otras tradiciones litúrgicas ancestrales, tanto para los que están en plena comunión con Roma como para los que no lo están. El respeto y la práctica continua del Rito Extraordinario son una consecuencia práctica necesaria de la tradicional política de respeto a las tradiciones orientales por parte de la Santa Sede.

Promoción de la unidad y la reverencia hacia los ritos orientales

Su Santidad León XIII aclaró y subrayó cuál debe ser la debida actitud de respeto hacia los ritos orientales, en particular en su encíclica de 1894 Orientalium dignitas. Refiriéndose a la relación de la Santa Sede con los católicos orientales, afirma:

Tampoco fue la última expresión de su actitud vigilante guardar y conservar para siempre las costumbres y las diversas formas de administrar los sacramentos que en su sabia autoridad había declarado legítimos.

Y una vez más:

A decir verdad, es más importante de lo que parece conservar los ritos orientales. Su augusta antigüedad aporta nobleza a los diversos ritos, constituye una preciado tesoro para la Iglesia y confirma la unidad que ha dado Dios a la fe católica.

Las disposiciones prácticas de la encíclica apuntan a revertir el proceso de latinización de los católicos orientales, ya fuera sustituyendo totalmente o en parte su rito por el latino, o asimilando el rito oriental al latino por parte de personas individuales o de grupos, procesos que ocasionalmente habían sido aprobados por la Santa Sede.

Las palabras de León XIII se reflejan con bastante fidelidad en el decreto Orientalium Ecclesiarum del Concilio Vaticano II, que expresa seguidamente la necesidad de purificar los ritos orientales de los elementos latinos que puedan haberse desafortunadamente introducido en ellos:

Sepan y tengan por cierto todos los orientales que pueden y deben conservar siempre sus legítimos ritos litúrgicos y su organización y que no deben introducir cambios sino por razón de su propio y orgánico progreso. Todo esto deben cumplirlo con la máxima fidelidad los mismos orientales, quienes deben adquirir un conocimiento cada día mayor y una práctica cada vez más perfecta de estas cosas; y si se hubiesen apartado indebidamente por diversas circunstancias de tiempo o de personas, procuren con empeño volver a sus antiguas tradiciones.

El Concilio reconoce además que las diversas tradiciones orientales han conservado aspectos teológicos particulares valiosos para toda la Iglesia.

En su ferviente carta apostólica Orientale Lumen, publicada con motivo del centenario de Orientalium dignitas, S. Juan Pablo II exigió el pleno respeto de la dignidad de los demás sin afirmar que el conjunto de los usos y costumbres latino fuese más completo o más adecuado para mostrar la plenitud de la recta doctrina.

El Concilio Vaticano II destacó la importancia de esta norma para las relaciones con las iglesias ortodoxas. Orientalium Ecclesiarum abogaba por la promoción de la unidad entre los católicos de rito oriental y otros cristianos orientales , entre otras cosas mediante ‘con la religiosa fidelidad a las antiguas tradiciones orientales’.[La instrucción Il Padre, incomprensibile (21), de la Congregación para las Iglesias Orientales reiteró la importancia de ello:

Por consiguiente, en todo intento de renovación litúrgica debe tenerse en cuenta la costumbre de los hermanos ortodoxos, conociéndola, respetándola y apartándose lo menos posible de ella a fin de no incrementar más la separación.

Este pasaje nos recuerda una conocida frase de San Pío X: la liturgia de los católicos de rito no latino debe ser ‘nec plus, nec minus, nec aliter’ (‘ni más, ni menos, ni diferente’) a consecuencia de reintegrarse a la plena comunión con la Sede petrina.

La reforma litúrgica latina

La reforma litúrgica que tuvo lugar después del Concilio Vaticano II creó una nueva situación con respecto a los ritos orientales. a partir de entonces, las tendencias latinizantes se basarían en los ritos reformados, que en ciertos aspectos se apartan más de los auténticos principios litúrgicos de Oriente que la antigua tradición litúrgica latina. Es más, explicaciones teológicas generalizadas de la reforma y el ímpetu tras numerosos abusos litúrgicos en Occidente se expresaban con frecuencia de tal manera que daban a entender que las costumbres orientales adolecían de graves defectos.

Por ejemplo, la reforma latina sufrió el abandono prácticamente universal de la orientación tradicional, en la al celebrar la Misa el sacerdote miraba hacia oriente. Salvo en el caso de unas pocas iglesias muy excepcionales, esto quería decir que miraba en la misma dirección que los fieles La promoción de este cambio de orientación, que no se discutió en las sesiones del concilio Vaticano II ni ha sido jamás obligatoria en la Iglesia Latina, ha venido acompañada de polémica en torno a la práctica tradicional. Se dice despreciativamente que “el sacerdote le da la espalda al pueblo”. Esta polémica no está respaldada por documentos oficiales de la Iglesia y ha sido objeto de críticas frecuentes, en particular por parte de S. S. Benedicto XVI. A pesar de ello, está muy generalizada, y se aplica indudablemente de la tradición de celebrar ad orientem en los ritos orientales. La Congregación para las Iglesias Orientales consideró necesario abordar el tema en Il Padre (107):

No se trata, como tantas veces se ha afirmado, de presidir la celebración dando la espalda a los fieles, sino de guiar a estos en su peregrinación hacia el Reino, que es invocado en oración hasta que vuelva el Señor.

Dicha práctica, amenazada en numerosas iglesias católicas orientales por renovada y reciente influencia latina reviste un profundo valor y debe por tanto ser salvaguardada por ser ciertamente coherente con el espíritu de la liturgia oriental.

De modo parecido, la misma instrucción considera necesario defender tradiciones orientales como que la comunión sea administrada exclusivamente por sacerdotes, un ayuno eucarístico más prolongado que el actualmente vigente en la Iglesia latina, una ‘orientación penitencial’ de la liturgia, y el empleo del arte sacro y las formas arquitectónicas tradicionales en los templos. Todas estas características de la tradición latina han sido objeto de críticas, denigración y hasta ridículo en los debates en torno a la reforma litúrgica.

Un documento anterior de la Congregación para las Iglesias Orientales, la instrucción Observaciones sobre el ordinario de la Santa Misa en en la Iglesia Siromalabar, fechada en 1984, contiene más ejemplos todavía del mismo fenómeno. Se hace alusión a las frecuentes críticas a las oraciones que se rezan en silencio durante el Canon de la Misa.

Se dice a veces que todas las oraciones litúrgicas deben rezarse en voz alta para que todo el mundo las oiga. Tanto histórica como litúrgicamente, este principio es falso. Hay oraciones que han sido formuladas expresamente para rezarse durante el canto, en una profesión o mientras el pueblo realiza otras actividades, o bien son apologías pro clero. Del mismo modo que los sacerdotes no tienen por qué cantar todo lo que canta el pueblo, tampoco es necesario que los fieles oigan todas las oraciones. De hecho, rezar todas las oraciones en voz alta interrumpiría la debida marcha de la estructura litúrgica .

Benedicto XVI también se opuso firmemente a los ataques contra las oraciones en silencio durante la misa.  En modo alguno forma parte de la teología oficial de la reforma, y desde luego el Misal de 1970 contiene varias oraciones en silencio para que las rece el oficiante. A pesar de ello, es cierto que la reforma y su aplicación han conducido a un considerable alejamiento de las oraciones en silencio por parte de la Iglesia latina, lo cual ha suscitado una polémica teológica, hasta el punto de llegarse a afirmar que dichas oraciones excluyen indebidamente a los fieles de la participación litúrgica.

Una instrucción de 1981 exhorta asimismo a los obispos del rito siro-malabar a oponerse a las tendencias latinizantes que incorporarían a su liturgia oraciones que no figuran en las rúbricas, la lectura de las Escrituras desde un atril en lugar del altar, complejas procesiones durante el ofertorio y oraciones espontáneas. Con respecto a esta última cuestión, refiriéndose a los experimentos litúrgicos de la Iglesia latina, señala: ‘No hay necesidad de imitar los errores ajenos.’

Establecer un paralelo general entre las tradiciones litúrgicas orientales y la Forma Extraordinaria del Rito Romano sería una forma de entender la participación en la liturgia que no depende de ver y oír todo lo que hace y dice el celebrante. Como señaló S. Juan Pablo II:

La larga duración de las celebraciones, las continuas invocaciones, todo expresa un progresivo ensimismarse en el misterio celebrado con toda la persona.

Función del Rito Extraordinario en el Rito romano

Las polémicas teológicas generalizadas en torno a numerosos aspectos de la tradición compartida de la Iglesia, y aun la noción misma de tradición, socavan el programa de conservación y restablecimiento de los Ritos Orientales urgida por el Concilio Vaticano II, así como las manifestaciones de respeto a las tradiciones de los cristianos de Oriente que no están en comunión con Roma.

Una manera importante de situar estas cuestiones en su debido contexto y de concretar a nivel local la verdadera enseñanza de la Iglesia sería dar la tradición litúrgica de Occidente el lugar adecuado que exigía para ella el papa Benedicto. Cuando el Rito Extraordinario logra hacerse sitio en la vida litúrgica normal de las parroquias y diócesis, gozando de respaldo visible por parte de la jerarquía, socava la idea de que los erróneos principios teológicos arriba mencionados forman parte del magisterio oficial de la Iglesia. Es más, cuando los católicos conocen por experiencia esta forma del Rito romano están en mucha mejor situación para apreciar el valor de los ritos orientales, la naturaleza de la participación de los seglares en ellos y el valor litúrgico de la propia tradición.

La creación de congregaciones católicas de rito oriental en países donde predomina la tradición latina añade valor a estas consideraciones. S. Juan Pablo II recomendó que, en dicho contexto, los católicos latinos se familiaricen con la liturgia de sus hermanos orientales; en muchos aspectos, el Rito Extraordinario puede tender un puente que conduzca al entendimiento mutuo que deseaba.

En este contexto, no es de sorprender que el motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI tuviera tan buena acogida por parte del patriarca Alexis II de Moscú. Ciertamente los practicantes de los ritos católicos latinos no pueden esperar que se los tome en serio al afirmar el valor de las tradiciones orientales si ellos mismos no tratan con respeto a su propia tradición».

Joseph Shaw

Fuente: F.I.U.V. y traducido para Adelante la Fe por J.E.F.

FIUV: COMUNICADO DE PRENSA EN RELACIÓN A LAS AMENAZAS DE EXCOMUNIÓN A LA FSSPX

LOGO FIUVLa Federación Internacional Una Voce (FIUV) emitió el pasado 04 de noviembre un comunicado de prensa, que publicó en su web en español, y  que por ser de interés nos hacemos eco y a continuación transcribimos:

«Federación Internacional Una Voce:
Amenazas de excomuniones a la FSSPX pueden ser ilegales»

LONDRES, 4 de noviembre de 2014 – La Federación Internacional Una Voce, que busca promover las tradiciones, particularmente las tradiciones litúrgicas de la Iglesia Católica Romana dentro de las estructuras oficiales de la iglesia, cuestionaron hoy la legalidad de una «notificación» fechada el 14 de octubre de 2014 emitida por la Sede Romana de Albano, Italia, donde afirma la excomunión de quienes reciban los sacramentos de, o asistan a servicios religiosos por la Sociedad de San Pío X (SSPX).
La Federación cuestiona la legalidad de otra “notificación”, en términos similares, de S.E.R. Mons. Óscar Sarlinga, obispo de la Diócesis de Zárate-Campana en la Argentina, publicada el 3 de noviembre de 2014.

La Federación, que es un movimiento laico independiente de cualquier comunidad sacerdotal o religiosa, cree que la preservación de la doctrina, legislación y justicia, así como buena práctica pastoral, dentro de la iglesia es importante. La Federación cree que estas «notificaciones» tienden a implicar que cualquier persona que haya asistido a los servicios de la SSPX no es o no será bienvenida en las parroquias en estas diócesis.
Este punto de vista es claramente contradictorio con el énfasis del Sumo Pontífice, Papa Francisco, respecto a la misericordia y perdón, así como la «apertura de corazón», solicitada por el Papa Benedicto XVI como un preludio a una sanación o reparación de divisiones «en el corazón de la iglesia».

El obispo de Albano, Italia, es S.E.R. Mons. Marcello Semeraro, portavoz de prensa de la Conferencia Episcopal Italiana y Secretario del Consejo interno Pontificio compuesto por 9 consejeros.

La Federación está solicitando a la Santa Sede que aconseje que estas “notificaciones” están parcialmente incorrectas y que requieren ser modificadas con el fin de cumplir con la ley canónica y las decisiones de la Santa Sede.

TRASFONDO
El 14 de octubre de 2014, la Cancillería de la Diócesis de Albano emitió una notificación a los párrocos afirmando que quien asiste a los servicios de la SSPX, incluyendo, al parecer, los niños, tal modo «rompen a comunión con la iglesia católica» y sólo pueden ser readmitidos a la Iglesia después de «un camino personal adecuado de reconciliación». La notificación dice:

«Los fieles católicos no pueden participar en la misa, ni solicitar o recibir los sacramentos de o en la Sociedad (SSPX). Actuando lo contrario significaría romper la comunión con la iglesia católica. Por lo tanto, cualquier fiel católico que solicite y recibe los sacramentos en la Sociedad de San Pío X, se colocará él mismo, de facto, en la condición de no estar en comunión con la Iglesia Católica. Una readmisión a la Iglesia Católica debe ser precedida por una trayectoria personal adecuada de reconciliación, según la disciplina eclesiástica establecida por el Obispo.»

S.E.R. Mons. Óscar Sarlinga, obispo de Zárate-Campana en Argentina, en una carta a su diócesis con fechada el 3 de noviembre de 2014, establece:

«No es lícito para los fieles católicos participar en la celebración de la Misa en estas condiciones, ni solicitar ni recibir los sacramentos por parte de los sacerdotes de la mencionada «Sociedad de San Pío X», incluyendo en lugares privados convertidos en lugares de culto, y sin excluir, en caso de obstinación, también incurrir en sanciones “ferendae sententiae” que pueden aplicar, según el espíritu eclesial y la protección de los fieles. En el caso de ruptura de la comunión eclesiástica por los motivos fundados antes mencionados, para ser readmitido en la Iglesia Católica (y eventualmente de la eliminación de la censura canónica), una trayectoria personal de reconciliación será necesaria, según la disciplina asesorada por la Santa Sede y la propia Diócesis, establecida por el Obispo diocesano».

RESUMEN CANÓNICO
La actitud de la Santa Sede siempre ha sido que los fieles laicos que reciben los sacramentos de sacerdotes de la SSPX no están excomulgados. Los ejemplos son los siguientes.

A. En 1991, S.E.R. Mons. Joseph Ferrario, obispo de Honolulu (Hawái, EE.UU.), declaró que seis laicos católicos quedaron excomulgados por motivos cismáticos al haber solicitado los servicios de un obispo de la SSPX para administrar el sacramento de la Confirmación. Estos apelaron ante la Santa Sede que, a través de S.E.R. Joseph Cardenal Ratzinger como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, declaró dicho Decreto inválido porque su acción, aunque considerada reprochable, no constituía un cisma.

B. El 5 de septiembre de 2005, la Santa Sede, a través de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, afirmó que «los fieles que asisten a las Misas de la fraternidad mencionada no están excomulgados, y los sacerdotes que las celebran tampoco no lo están — de hecho los últimos, de hecho, están suspendidos.» (Protocolo n. 55/2005, firmado por el entonces Secretario de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, Mons. Camille Perl).

C. El 27 de septiembre de 2002, citado y reafirmado el 18 de enero de 2003, la Santa Sede, a través de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, afirmó «En sentido estricto usted puede cumplir con el precepto dominical asistiendo a una misa celebrada por un sacerdote de la Sociedad de San Pío X.» (Cartas firmadas por Mons. Camille Perl).

«Para romper la comunión con la Iglesia Católica», es decir, excomunión, sólo puede incurrirse donde hay tanto una «violación externa de una ley o precepto» y es «gravemente imputable por dolo o culpabilidad» (canon 1321) y sólo si el castigo adecuado es propiamente la excomunión.

La excomunión no es la pena adecuada para quienes «participan en la misa» o «solicitan o reciben los sacramentos» por parte de los sacerdotes de la SSPX o en lugares de culto administrados por la SSPX. Por lo tanto:

A. Por consiguiente no es correcto que la excomunión es incurrió en tal modo.

B. En ningún caso, los menores de 16 años no pueden incurrir en una penalidad (canon 1323.1); Esto aplicaría a los menores de esta edad que recibieron el Bautismo o la Confirmación.

Aún basando un argumento canónico en la suposición de que la SSPX no tiene ningún estatuto canónico dentro de la Iglesia y que sus sacerdotes están suspendidos, tras la ordenación sin las cartas dimisorias, no quiere decir que aquellos fieles laicos que busquen los sacramentos por parte de estos sacerdotes cometen un acto ilegal.

Afirmar lo contrario también entra en conflicto con la disposición canónica (canon 1335) para la suspensión de cualquier prohibición de la celebración de los sacramentos o sacramentales, o el ejercicio de potestad de gobierno, cuando uno de los fieles lo solicita para «cualquier razón justa».

Además, las notificaciones parecen impugnar el decreto de la Congregación para los Obispos, fechado el 21 de enero de 2009 respecto al levantamiento de las excomuniones de los obispos de la SSPX y en cambio parecen que quieren volver a imponer las excomuniones, dentro de cada diócesis, contrariamente al decreto emitido por esta Congregación de la Santa Sede.

Por otra parte, sería incongruente por el legislador levantar la excomunión de los Obispos (de la SSPX) al imponer o mantenerla en los fieles laicos a quienes ministran.

CONCLUSIÓN
La Federación está obligada así a cuestionar las notificaciones ya que parecen socavar la legislación pontificia y el Derecho Canónico.

FIN DEL COMUNICADO

Federación Internacional Una Voce: Un movimiento laical

La Federación Internacional Una Voce es un movimiento laical cuyos objetivos principales son asegurar que el “Missale Romanum” (edición 1962 del Papa Juan XXIII) se mantenga en la Iglesia como la referencia de una de las formas de celebración litúrgica; que sea apoyado y promovido el uso del latín, el canto gregoriano y polifonía sagrada.

Una Asamblea General se convoca cada dos años en Roma para elegir a los nuevos miembros de la Junta Directiva. El actual presidente es el Sr. James Bogle, miembro de “Una Voce Australia” y “The Latin Mass Society” de Inglaterra y Gales.

La Federación está reconocida por la Santa Sede, sus opiniones son recibidas con cortesía y respetadas por las Congregaciones romanas implicadas. Los representantes de la FIUV son recibidos por ellos de la misma manera. Con el transcurso de los años, la Federación ha intervenido exitosamente en muchas ocasiones, en Roma, para solicitar el mantenimiento de la Misa tradicional y la práctica de la antigua liturgia.».

Para conocer el original del comunicado de prensa de la FIUV en inglés puede pinchar aquí.

 

FIUV: ESTUDIOS SOBRE LITURGIA TRADICIONAL

LOGO FIUVLa Federación Internacional Una Voce (FIUV), entidad que agrupa a nivel mundial  desde 1964 a diversas organizaciones  formadas por  seglares y  vinculadas con la Misa Tradicional, entre las que se encuentra desde 2007 la Asociación Una Voce Sevilla, publica en su web desde 2012 unos interesantes estudios sobre aspectos concretos del Misal de 1962, en particular aquellos que podrían resultar confusos y requerir una explicación para quienes no estén familiarizados con el Rito Romano tradicional, así como sobre aquellos que pudieran considerarse objeto de la reforma, prevista en el motu proprio de S.S. Benedicto XVI  Summorum Pontificum. La colección completa se puede consultar aquí.

El último estudio realizado por la FIUV, que ha sido traducido al español por el blog Rorate Caeli y publicado por la recientemente creada y recomendada web Adelante la Fe, aborda, entre otros, algunos aspectos del calendario del Rito Extraordinario: Septuagésima, vigilias y octavas. Septuagésima, es el tiempo litúrgico comprendido entre los tres domingos que preceden al Miércoles de Ceniza (llamados de Septuagésima, Sexagésima y Quinquagésima), que no existe en el Novus Ordo.

Para conocer el estudio en español pinche aquí.

Crónica: XXI Asamblea Federación Internacional Una Voce

Presidente FIUV 2013Como informábamos en el post anterior, entre los días 8 al 10 de noviembre se celebró en Roma la XXI Asamblea de la Federación Internacional Una Voce, de la cual la Asociación Una Voce Sevilla es miembro desde el año 2007. Desde entonces y cada dos años nuestra Asociación ha estado representada en cada una de las Asambleas celebradas. El delegado que ha asistido en esta ocasión nos manda la siguiente crónica de interés:

«La FIUV elige un nuevo presidente

El pasado fin de semana se celebró en Roma la asamblea de la Federación Internacional Una Voce, en la que resultó elegido como nuevo presidente Mr. James Bogle, de Una Voce Australia. Bogle es abogado, caballero de la Orden de Malta y presidente de la Union Católica de Gran Bretaña. Presentador de la cadena de TV EWTN y colaborador habitual en The Remnant, es autor de varios libros, incluyendo una biografía del Beato Emperador Carlos de Austria.

Además de la elección de Bogle, cabe destacar la elección como primer vicepresidente de la Federación de D. Felipe Alanís, de Una Voce México. Una elección mediante la cual la Federación reconoce la rápida expansión de las asociociones Una Voce en Hispanoamérica. Esta elección dará, sin duda, nuevos frutos referente al peso de las asociaciones hispanas en la Federación.

Durante el fin de semana que ocupó la asamblea de la Federación, se celebraron Misas por la Forma Extraordinaria en la capilla del Coro de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, además de rezos de vísperas cantadas. La FIUV tuvo el honor de contar con Mons. Pozzo, que presidió el rezo de vísperas del sábado por la tarde, y del Cardenal Darío Castrillón Hoyos, que fue invitado a hablar en el Foro Abierto del domingo.

El trabajo de la Federación continúa adelante, y cada año demuestra su crecimiento con incorporación de nuevas asociaciones de diversas partes del mundo. No podemos sino congratularnos de la expansión que la liturgia tradicional sigue teniendo en todo el mundo«.

Para complemento de la crónica y visualizar otras fotografías: pinche aquí

FIUV Assembly 2013 asistentes

Delegados de Una Voce junto al Monseñor Pozzo, Secretario de
Ecclesia Dei

20131110_161355

El nuevo Presidente, Sr. Bogle (Una Voce Australia), con el Card. Castrillón Hoyos

20131110_161438

El nuevo Vicepresidente, D. Felipe Alanís (Una Voce Mexico)

20131109_080954

     Celebración de la Misa tradicional solemne en el altar del Coro de la Basílica de San Pedro

20131109_081843

            El oficiante es Monseñor Richard Soseman, de la Congregación para el Culto Divino

Card. Castrillón Hoyos:»El Papa no tiene problemas con el rito antiguo»

FIUV Assembly-3Su Eminencia el Cardenal don Darío Castrillón Hoyos, Presidente emérito de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, fue recibido en audiencia hace unos días por el Papa Francisco. El cardenal ha desvelado durante la Asamblea General de la Federación Internacional Una Voce celebrada el pasado fin de semana en Roma esta importante información:

«He tenido un encuentro con el Papa Francisco muy recientemente y me ha dicho que no tiene ningún problema con el antiguo rito, y tampoco tiene ningún problema con grupos laicos y con asociaciones como la vuestra que lo promueven«.

Fuente: Catholic World News

Papa y cardenal Castrillon

1-4 Noviembre: Peregrinación tradicional a Roma

Entre los días 01 al 04 de noviembre, el Coetus Internationalis Summorum Pontificum – agrupación de asociaciones y movimientos que apoyan la Forma Extraordinaria del Rito Romano, entre ellos la – ha organizado una peregrinación a Roma, con ocasión de la apertura del Año de la Fe, para demostrar su adhesión y amor filial al Santo Padre Benedicto XVI, y  agradecimiento por el motu proprio Summorum Pontificum. Todos los cultos serán conforme al Misal de 1962 del beato Juan XXIII.

Para más detalles sobre la peregrinación pueden consultar la siguiente web: http://unacumpapanostro.wordpress.com/

El programa, del que destacamos la Misa tradicional que oficiará en la Basílica de San Pedro el Prefecto para el Culto Divino, el Cardenal don Antonio Cañizares, será el siguiente:

Miércoles 31 de Octubre

-19,15 horas: Primeras Vísperas Solemnes de la Fiesta de Todos los Santos. Iglesia de la Stma. Trinità dei Pellegrini. Via dei Pettinari 36/A.

Jueves 1 de Noviembre – Fiesta de Todos los Santos
-10,30 horas: Santa Misa Pontifical con la Forma Extraordinaria del Rito Romano, oficiada por Su Eminencia el Cardenal Brandmüller. A las 10,30 horas. Iglesia de la Stma. Trinità dei Pellegrini.
-11 horas: Santa Misa. Iglesia de Sant´Agata dei Goti. Via Mazzarino, 16.
-15,30 horas: Santo Rosario y bendición con el Santísimo Sacramento. Basílica XII Apostoli, Piazza dei Santi Apostoli, 51.
-17,30 horas: Segundas Vísperas Solemnes de Todos los Santos, seguidas de Primeras Vísperas Solemnes por los Fieles Difuntos. Iglesia de la Stma. Trinità dei Pellegrini.

Viernes 2 de Noviembre – Conmemoración de los Fieles Difuntos
-11 horas: Santa Misa. Iglesia de Sant’Agata dei Goti.
-17 horas: Santo Rosario y bendición con el Santísimo Sacramento. Iglesia de Sant’Agata dei Goti
-18,30 horas: Santa Misa Pontifical, oficiada por Monseñor Siacca, Secretario de Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano. Iglesia de la Stma. Trinità dei Pellegrini

Sabado 3 de Noviembre
-10 horas: Exposición del Santísimo Sacramento. Iglesia de San Salvatore in Lauro, Piazza di San Salvatore in Lauro, 15.
-13,15 horas: Procesión desde la iglesia de San Salvatore in Lauro a la Basílica de San Pedro.
-15 horas: Santa Misa Pontifical con la Forma Extraordinaria del Rito Romano, oficiada por Su Eminencia el Cardenal don Antonio Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino. Basílica de San Pedro.
-17,30 horas: Mesa redonda sobre el motu proprio Summorum Pontificum. En memoria del Cardenal Stickler (1910-2007) y Sr. Michael Devies (1936-2004). Centro Russia Exumenica, Borgo Pio, 141, Roma. Intervienen Fabio Bernabei, Leo Darroch, Monseñor Barreiro Carambula, Thomas Murphy.

Domingo 4 de Noviembre – XXIII Domingo después de Pentecostés
-9 horas: Santa Misa. Iglesia St. Trinità dei Pellegrini.
-10 horas: Santa Misa. Iglesia de Gesù e Maria al Corso Via del Corso, 45.
-10,30 horas: Santa Misa. Oratorio de la Beata Vergine Maria Annunziata in Borgo, Luntotevere Vaticano.
-10,30 horas: Santa Misa. Iglesia St. Trinità dei Pellegrini.
-18,30 horas: Santa Misa. Iglesia St. Trinità dei Pellegrini.

La asociación Una Voce Sevilla se adhiere a dicha peregrianación y anima a todos los fieles de la liturgia tradicional a que participen en ella.

Cuatro nuevos miembros en la FIUV

La Federación Internacional Una Voce (FIUV), a la que pertenece la Asociación Una Voce Sevilla, cuenta desde este mes de octubre con cuatro nuevos miembros: Una Voce Albaruthenia (Bielorusia), Una Voce Natal (Brasil), Una Voce Cuba y Una Voce Ucrania. Para más detalles, visite la web de la Federación Internacional Una Voce: http://www.fiuv.org/news.html